divendres, 26 de maig de 2006

Sueño

A veces pienso que lo que pasa en sueños es como una vida paralela. Que el mundo onírico no es una fiesta del inconsciente, sino simplemente vida que pasa en otra dimensión que cuando estamos despiertos no podemos sospechar.
Anoche te soñé. Hablabamos mucho. Recuerdo incluso el aroma del té de rosas con que te había obsequiado (cosa que significa que sí, soñamos también olores). Cuando compré esa infusión pensé que me gustaría que la tomáramos juntos, supongo que por esto te vi con la taza humeante en la mano.
De ese sueño he retenido tu mirada chispeante, la prevención con que acercabas la mano a la taza caliente, tu sonrisa contagiosa, pero de lo que hablamos, que supongo fué mucho, sólo recuerdo frases sueltas. Tu me animabas a hacer bellas locuras, y sabes, como siempre, me convencías. Me parecían posibles. 
Luego desperté, y veo que no voy a atreverme. No en esta dimensión de mi vida, aunque quién sabe si en la otra dimensión ya las estoy haciendo. ¿porqué tiene que ser más real la vida consciente que la inconsciente?
Un beso. Vuelve a visitarme, aunque sea por ahora sólo en sueños

1 comentari:

Luife ha dit...

Me encanta, me encanta como escribes y me encanta el texto, me gusta el tema y me identifico con las sensaciones. Es un privilegio participar de tus escritos aunque te parezca "alabancioso" como dicen los de allá. Gracias por avisar que estaban ahí esas letras tuyas, gracias a la ciencia y la técnica que nos hacen encontrarnos a través de estos aparatos, que acercan nuestras soledades. Los sueños son especiales estos días, creo que la primavera los favorece, se comienza a dormir de una forma distinta, y es genial disfrutarlos y saborearlos después compartiéndolos. Anoche me anunciaron que alquien me quería pegar y yo dije: "que vengan, que yo también tengo muchas ganas de darle a ese". Yo mismo me sorprendo viendo aparecer ese lado mio. ¿Quien será? Bueno, amiga, gracias de nuevo, un beso: Luife