dijous, 23 de novembre de 2006

Escriure

Hay dos actitudes ante la vida: recoger y guardar o recoger y dar. La literatura gira a veces tanto alrededor de un ego, de un mundo propio, que sólo se preocupa por recoger... Para mí, escribir es estar en posición de dar, una forma de vaciarte. No podría escribir sin esa disposición previa a servir de transmisor, sin prestarme a llevar cosas encima de la cabeza (...)
Cuando escribes, lo que haces es llevar cosas en la cabeza, cosas esenciales, como la esperanza, que tal vez consista en no desprenderse de lo imposible. (...) Lo importante no eres tú, sino lo que llevas en el atado. Escribes mientras tienes deseo, pero es un tipo de deseo que tiene la forma de una extraña obligación. Escribiría aunque no tuviera ningún lector, es algo parecido al respirar. Cuando estás escribiendo, estás en vilo; te transformas, das lo mejor y lo peor de ti. Lo demás no tiene mucha importancia

(Manuel Rivas, en una entrevista a El País Semanal, dia 5 de novembre de 2006)