divendres, 14 de desembre de 2007

Cuando nos vemos


Cada dos o tres años, con suerte, los astros se conjuran y coincidimos en algun lugar.
Antes de vernos suelo sentir un cosquilleo. A veces parece que ya esteis aquí, aún antes de llegar os siento ya muy cerca y cuando al fin logramos sentarnos en la mesa y ponernos más o menos al día ya llevo horas sintiéndoos conmigo.
De hecho nunca os acabo de tener lejos. Como si con vosotros la distancia fuera una ilusión óptica.
Cuando finalmente se acaba la tregua y debemos volver a la batalla cotidiana, al fragor de los días, nos abrazamos y nos despedimos sin pena. Aunque sabemos que pueden pasar años antes de volver a estar juntos, no nos acabamos de decir adiós, y así como vuestra alma vuela a la mía y llega antes, también me persigue, comiendo kilómetros de vuelta a casa, y me doy cuenta de pronto que ya ha pasado casi una semana desde que nos vimos y aún me parece que estamos juntos.

1 comentari:

Martin Almiron Rincón ha dit...

Hola Maria amb al teu permis,aquesta tarda al col-legi de musica del Carrero era al audició del meu fill.>Ets tu la que tocaba el piano amb el teu fill?